EE8A129965

La actividad física y el cerebro están más relacionados de lo que pueda parecer. Si te ejercitas físicamente de forma moderada pero regular, además de conseguir un cuerpo con buena forma física, estás beneficiando a tu cerebro.

Cuando realizas con regularidad actividades como caminar o correr, por ejemplo, se produce un aumento del flujo sanguíneo en el cerebro, lo que supone una mayor oxigenación. Sin embargo, pese a ser este un aspecto importante, el ejercicio produce una variedad de efectos sobre el cerebro y la función cerebral que estamos empezando a conocer a través de estudios científicos recientes. Realizar ejercicio físico favorece la salud del cerebro. Se sabe que lo más efectivo para mantenerlo sano es ser fiel a un estilo de vida saludable y completo, que incluya la realización de actividad física de forma habitual. Con ello, lograrás mejorar notablemente tanto las capacidades como el rendimiento cognitivo de tu cerebro, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas.

Con el movimiento, el cerebro segrega un factor neural denominado BDNF (Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro) que favorece tanto la neurogénesis, el proceso por el cual se generan nuevas neuronas a partir de células madre, como la formación de nuevas conexiones entre las neuronas. En definitiva, favorece la neuroplasticidad. A través de él se logra que el cerebro se adapte mejor a las situaciones y pueda modificarse en función del ambiente. El resultado es una mayor capacidad para aprender y un mejor funcionamiento intelectual: facilita la concentración, la memoria y el aprendizaje. Tras ejercitarnos, notamos que nos sentimos más despejados y con una mayor claridad mental.

Al mismo tiempo que el BDNF, al hacer ejercicio tu cerebro segrega endorfinas, sustancias que se liberan de forma natural y que tienen un efecto opiáceo, por lo que te ayudan a sentirte bien. Estas sustancias minimizan la incomodidad del ejercicio y reducen la sensación de dolor, originando la sensación de bienestar y euforia que sientes después. Existen investigaciones que han concluido que el ejercicio mejora las depresiones y la ansiedad, es decir, aumenta el bienestar mental sin los efectos secundarios de los antidepresivos o ansiolíticos.

Es importante conocer que el ejercicio físico supone, además del trabajo intelectual, un método excelente de protección frente a las enfermedades neurodegenerativas, ayudando incluso a disminuir su impacto. Por el contrario, una vida sedentaria, tan común hoy en día, es un factor de riesgo para el desarrollo de dichas enfermedades. Como hemos visto, el ejercicio activa en tu cerebro una serie de procesos encargados de mantener y proteger a las células nerviosas, por ello no sólo la actividad intelectual es importante para mantener la capacidad intelectual a medida que se envejece, sino que el ejercicio físico también lo es.

Cuando nos referimos a realizar ejercicio, no hablamos de llevar una vida de deportista, sino de conseguir el hábito de realizar actividad física, de movernos más. Esto protege al cerebro de las agresiones, internas y externas, a las que se ve sometido a lo largo de la vida. No es lo mismo el ejercicio que se realiza para mejorar el rendimiento deportivo que el ejercicio para tener una mejor salud. No es necesario que corras una maratón, ni que pedalees hasta acabar extenuad@ en una clase de spinning. Para un mayor beneficio cerebral, lo ideal es practicar una actividad física aeróbica y moderada que te resulte placentera (adaptada a tu edad y condición física), de forma habitual. Nuestra recomendación es ejercitarte como mínimo entre 30 y 40 minutos, de tres a cinco veces por semana. ¡A por ello! 😉

“El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender”. Plutarco

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR